Fauna de las Islas Canarias

En las Islas Canarias se dan las condiciones idóneas para que en sus aguas se albergue una gran diversidad de especies marinas. Allí pueden encontrarse por lo menos 500 variedades de peces, 5 de reptiles marinos y 80 de mamíferos también del mar.

Las características y condiciones del mar que rodea a estas islas reúnen diversos factores que propician el ambiente que hace posible esa gran riqueza de fauna y flora que las convierten en únicas.

Una oportunidad que no puede perderse

Visitar las Islas Canarias no es solo disfrutar de un excelente clima y la calidad de sus playas, es poder vivir la experiencia del avistamiento de cetáceos en Tenerife y de otras especies marinas no menos fascinantes.

No son pocas las veces que pueden contemplarse algunos mamíferos marinos formando grupos muy cerca de las costas, tales como ballenas pilotos, toninas y delfines. En ciertas ocasiones, también puede verse orcas, calderones y cachalotes.

Otras especies llegan a avistarse con cierta frecuencia, como la tortuga boba o Caretta, que está en serio peligro de extinción. De los denominados artrópodos de patas articuladas, es posible encontrar una gran variedad de cangrejos, como el cangrejo moro, el cangrejo blanco, la langosta criolla, la langosta africana y las gambas.

Uno de los cetáceos más comunes en las islas es el cachalote. Este inmenso mamífero marino, que tiene el cerebro más grande de todo el reino animal, puede llegar a pesar hasta 58.000 kilos. También está en peligro de extinción, a pesar de todas las precauciones y cuidados que llevan a cabo algunos grupos ecologistas y de protección de especies marinas.

Asimismo, entre las más comunes de las especies que pueden apreciarse en las Islas Canarias, se cuenta el delfín mular, así denominado por el gris oscuro de su color. Mide entre 2 metros y medio y 2 metros con 70 centímetros, y suele alimentarse de cefalópodos y algunos peces pequeños.

Avistar delfines en Tenerife así como otros de esos impresionantes animales marinos es una oportunidad imperdible en cualquier visita a las islas. Todo ello mientras se disfruta de un paseo en bote en medio de la brisa que circula sobre el mar y bajo radiante sol.

Nunca serán suficientes los días para aprovechar al máximo la experiencia de conocer a plenitud estas islas de incomparable belleza y particular hábitat de millares de animales marinos y terrestres.

Siempre hay mucho que ver

El solo hecho de dedicarse a conocer la fauna de las Islas Canarias, tanto la marina como la terrestre, es una experiencia invaluable. Es tanta su diversidad y su cantidad, que no basta con ver ballenas en Tenerife, sino que también pueden verse otras especies como las ballenas piloto o los calderones.

Esta impresionante especie llega a medir 7 metros y pueden observarse en la zona conocida como los Acantilados de los Gigantes. Conformando un nutrido grupo de hasta 500 ejemplares, en las aguas que separan la Gomera de la isla de Tenerife, son un espectáculo habitual para buceadores y turistas.

No se pueden pasar por alto otras especies de mayor cuidado para los seres humanos como el tiburón martillo, que es muy común en la zona de la Gomera, algunas de la Gran Canaria y sobre todo en Tenerife.

De la familia de los denominados peces cartilaginosos, es frecuente poder observar rayas. Otro animal de puntual interés pero ante el que debe guardarse una distancia prudencial es el pez rata, cuyas espinas dorsales son capaces de producir intensas descargas eléctricas.

Medusas y erizos son otras de esas especies marinas que causan fascinación y que deben observarse con sumo cuidado. Teniendo en cuenta todos esos detalles y con un gran espíritu de aventura, todo el espectáculo marino de las Islas Canarias resulta inagotable.

Nunca está de más insistir en que una de las experiencias más extraordinarias que puede vivirse en las Islas Canarias es el avistamiento de diversos cetáceos como ballenas, calderones y cachalotes. 

Lo mismo ocurre con los delfines, con los cuales pueden darse encuentros muy cercanos. Y es que desde hace mucho tiempo ha habido una gran interacción entre los seres humanos y los delfines. En general, estos cetáceos demuestran tener tanto interés en buceadores y turistas como estos lo tienen por ellos.

Estos adorables animales tienen extraordinarias dotes para la comunicación y para la interacción con las personas. Y en lugares muy específicos de las Canarias los turistas pueden  nadar junto a los delfines. Estos encuentros y acercamientos son muy solicitados por los visitantes. 

Los delfines son de los animales más inteligentes del mundo, y poder verlos en su habitat natural es una experiencia que vale la pena vivir y compartir con la familia.