Tortugas en las Islas Canarias

El buceo es una de las actividades turísticas más atractivas en las Islas Canarias. No hay nada mejor que nadar en este mar lleno de vida y ver de cerca a una de las especies más curiosas del océano. Aquí aprenderás un poco más sobre las tortugas en Tenerife, cómo obervarlas y familiarizarte con todo lo que rodea esta experiencia.

¿Cuál es el mejor momento del año para ver tortugas en Tenerife?

Una de las ventajas en el ecosistema de las Islas Canarias es el entorno ideal que favorece la coexistencia de todo tipo de animales marinos. Buenas temperaturas durante todo el año, aguas cálidas y comida abundante, entre otras características, significa que las tortugas en Canarias pueden ser vistas en cualquier momento del año.

Sin embargo, las posibilidades de buenos avistamientos para turistas y visitantes suele ser mejor durante los meses de abril y octubre, ya que esos son los meses más cálidos y veraniegos en esa latitud. Algunos expertos en biología marina recomiendan no adentrarse a demasiada profundidad para observar tortugas, ya que suelen nadar cerca de la costa, donde pueden conseguir alimento de manera más fácil en los arrecifes.

De hecho, el mejor lugar para encontrarlas es en el sur de Tenerife, siendo la zonas más cálida de la isla, bañada por corrientes oceánicas provenientes del ecuador.

¿Qué tipo de tortugas pueden verse en las Islas Canarias?

No solo se encuentran tortugas en este ecosistema. Los cetáceos como las ballenas y los delfines, además de otras 38 especies diferentes, pueden verse en la Costa del Silencio, Los Cristianos y Las Américas. Sin embargo, concretamente en las tortugas, solo estas dos especies son comunes cerca de esas playas.

Tortuga verde

Conocida por los biólogos como Chelonia mydas, su nombre común hace referencia no a su caparazón sino al color verde de su grasa. Suelen habitar en entornos tropicales y cálidos, por eso las aguas de Tenerife se han convertido en su lugar favorito. Con frecuencia nadan cerca de las zonas costeras, donde pueden encontrar mejor alimento con facilidad.

Unas pequeñas pistas a considerar antes de sumergirse a la búsqueda de estos nobles animales son:

  • Los más pequeñas suelen comer cangrejos, gusanos, caracoles y medusas. A los dos años se convierten en herbívoros, alimentándose principalmente de esponjas marinas.
  • Miden aproximadamente entre 70 y 160 centímetros de largo.
  • Suelen pesar alrededor de 200 y 300 kilos.
  • Sus caparazones suelen ser verdosos; sin embargo, pueden tener algunos tonos marrones y blancos, que se van volviendo amarillos según envejecen.
  • Las hembras anidan cada dos años durante la época de apareamiento y suelen poner entre 100 y 200 huevos.

Tortuga boba

Esta especie, Caretta caretta, tiene varias denominaciones comunes, pero usualmente se la conoce como tortuga boba o tortuga caretta. Estas particularmente pueden verse en Tenerife a lo largo del año, sin embargo tienden a ser más numerosas en los periodos de primavera y verano. Una característica distintiva es su grande cabeza en comparación con la mayoría de tortugas marinas.

La gente local suelen referirse a ella como «tortuga boba» ya que suelen capturarse con facilidad mientras flotan en la superficie del mar. otras características de esta especie son:

  • Son omnívoras: se alimentan de plantas y animales como medusas, algas, pescados y calamares.
  • Son algo más pequeñas que la tortuga verde, entre 70 y 120 metros de longitud.
  • Siempre pesan menos de 180 kilos.
  • Sus caparazones frecuentemente tienen tonos rojizos y amarillos.
  • La incubación de los huevos se realiza en las playas y dura unos 80 días.

Algunos consejos y precauciones a tener en cuenta con las tortugas en Tenerife.

La mayoría de los tours incluyen una lista de recomendaciones con el objetivo de preservar el hábitat de estos fascinantes animales. Todas ellas deben seguirse cuidadosamente para asegurar un impacto mínimo en el ecosistema y al mismo tiempo garantizar la seguridad de los visitantes. Para estar preparados, conviene echar un vistazo a estos consejos y precauciones.

  • Los turistas interesados en el avistamiento de tortugas deben visitar su hábitat natural. Algunas personas promueven la migración de estas especies cerca de la costa, una práctica nada recomendable, ya que altera en gran medidad sus hábitats naturales.
  • Los visitantes no deben tocar estos animales, ni ninguno a ser posible, y respetar lo máximo posible el entorno.
  • Dar de comer a las tortugas está terminantemente prohibido, ya que deben alimentarse de manera natural en lugar de asumir el hábito de ser alimentados por turistas.
  • El desecho plástico y cualquier otra basura jamás debe tirarse en las playas o en el mar, ya que puede ser extremadamente dañina para la fauna marina.
  • Para disfrutar al máximo el tour y obtener la mejor experiencia, la guía de un equipo de expertos, tanto en buceo como en biología, es altamente recomendable.

El avistamiento de tortugas en las Islas Canarias es una experiencia que todos los amantes de la naturaleza deberían experimentar al menos una vez en la vida y que será incluso más emocionante si la vida marina se cuida de manera adecuada. Por ello es esencial seguir estas recomendaciones para disfrutar de la aventura.